Lentillas cosméticas: Cuidado

lentillas-de-fantasia

En su anhelo por lucir el disfraz más original, hay quienes no vacilan en emplear como un complemento más lentillas de fantasía, cuya venta es ilegal en Internet, y en tiendas físicas sin la supervisión de un profesional óptico. Cuidado, por el hecho de que este género de lentes puede dañar con seriedad los ojos.

Con la llegada de Halloween o bien Carnaval, hay quienes aguzan el ingenio para lucir el disfraz más original, y optan por las lentillas de fantasía como complemento. Cuidado, pues emplear este género de lentes sin la supervisión de profesionales ópticos, puede dañar con seriedad los ojos.

La venta de lentillas por Internet está extensamente extendida, a pesar de que la legislación de España la prohíbe por tratarse de productos sanitarios.

No importa si se trata de lentillas graduadas, estéticas o bien de colores, su venta es ilegal en la Red, y solamente pueden dispensarse en tiendas físicas que cuenten con un profesional óptico optometrista, que supervise la venta y garantice que no se pone bajo riesgo la salud de los ojos.

Mas con el reclamo de servir como una parte del disfraz en Halloween o bien Carnaval, se ofertan en Internet lentillas de colores que dejan mudar el tono de los ojos por estética, de la misma manera que existen asimismo lentillas sin graduación para disfrazarse, capaces de dar al ojo efectos variopintos: fluorescentes, de ojos de gato, de araña, de zombi, de vampiro…

Aparte de en Internet, estas lentes de fantasía pueden adquirirse en bazares, tiendas de disfraces y jugueterías, donde tampoco se controlan en lo más mínimo las posibles consecuencias de emplearlas. Adquirir ese género de lentillas en esos establecimientos no garantiza ni la calidad del producto, ni que la adaptación al ojo sea la adecuada, ni que el usuario sea capaz para llevar esas lentes.
Conjuntivitis, enrojecimiento o bien sequedad

Ponérselas en los ojos sin control expone a quien las utiliza a infecciones, reacciones alérgicas, úlceras y daño en la función ocular, como advierte el Consejo General de Ópticos- Optometristas, que emplaza a adquirir estas lentillas solamente mediante los canales autorizados y con el asesoramiento de un profesional óptico.

Las lentillas cosméticas son productos sanitarios de adaptación personalizada y deben cumplir exactamente los mismos requisitos y factores que las lentillas graduadas. Es preciso pasar un examen óptico ya antes de usar estas lentillas, que asegure que la cornea puede toleralas, aparte de que el usuario reciba explicaciones sobre su empleo adecuado, cuidado y también higiene.

Quienes jamás han usado lentillas, deben además de esto hacerlo progresivamente, a fin de que sus ojos se amolden a ellas. En un inicio deben usarse solo dos horas, y también ir después incrementando los plazos de empleo hasta el momento en que se puedan llevar confortablemente a lo largo del tiempo preciso.

Los efectos desfavorables más usuales al emplear lentillas son molestias oculares, enrojecimiento, conjuntivitis, dolor en los ojos y sequedad.