Lentillas de color: Cuidados

lentillas-cosmeticas

Ana Belén Almaida, presidente del Instituto Oficial de Ópticos-Optometristas de la Zona de Murcia, ha afirmado que el óptico-optometrista es el profesional de la visión cualificado para efectuar la adaptación personalizada de todo género de lentes de contacto, incluyendo las cosméticas, y determinar qué personas van a poder llevarlas de manera segura, sin peligro de crear problemas oculares.La advertencia de Almaida ha sido lanzada con ocasión de la próxima celebración de Halloween, día en que la gente habitúa a ponerse lentillas cosméticas.


Bastantes personas piensan que emplear esas lentillas por un corto periodo no aparecerán estos inconvenientes. No obstante, para evitarlos se van a deber continuar exactamente las mismas recomendaciones que para el empleo de lentillas correctoras. Si estas lentillas no son adquiridas en establecimientos sanitarios de óptica sin las oportunas revisiones del óptico-optometrista, los usuarios no van a recibir el asesoramiento preciso sobre las pautas de empleo, mantenimiento y también higiene a continuar para un porte seguro y disminuir al mínimo los peligros de infecciones oculares.
Efectuando un empleo inapropiado de este género de lentillas van a poder aparecer síntomas como sequedad de ojos, sensación de arenilla, picor, escozor, enrojecimiento, irritación y inconvenientes más graves como conjuntivitis, inflamación de la córnea, abrasiones corneales y pérdida de visión.
RECOMENDACIONES
1. Asistir a un óptico-optometrista para una prescripción y adaptación convenientes.
dos. Lavar siempre y en todo momento las manos ya antes de manipular las lentillas.
tres. Las lentillas cosméticas acostumbran a emplearse como complemento de otros productos de belleza como el maquillaje. De esta forma, deben ponerse ya antes de maquillarse y quitarse ya antes de desmaquillara.
cuatro. Adecentar las lentillas cuidadosamente y regularmente, tal como señala el óptico-optometrista. Frotar las lentillas con los dedos y aclararlas esmeradamente ya antes de sumergirlas en la solución a lo largo de la noche.
cinco. Guardar las lentes en un portalentes apropiado y sustituirlo por lo menos cada un par de meses. Adecentar el portalentes tras cada empleo y sostenerlo abierto y seco entre lavados.
seis. Usar solo los productos recomendados por el óptico-optometrista para adecentar y desinficionar las lentes. Jamás se debe volver a utilizar la solución y se debe desechar conforme con las recomendaciones del fabricante, si bien las lentes no se empleen diariamente.
siete. La solución salina solo se utiliza para aclarar y preservar las lentes, mas no desinficiona. Las gotas humectantes tampoco están diseñadas para desinficionarlas, solo para empleo cuando aparezcan síntomas de sequedad ocular.
ocho. Proseguir siempre y en toda circunstancia los plazos de remplazo indicados por el óptico-optometrista.
nueve. Asistir al óptico-optometrista con regularidad para una revisión visual y de las lentillas.
diez. Ante cualquier inconveniente o bien molestia con el empleo de lentillas, debemos quitarla y asistir al óptico-optometrista.