Lentillas progresivas: 40 años

Tengo 40 y pico. ¿Por qué es más difícil de leer?

En primer lugar, le pasa a todo el mundo y no es algo de lo que preocuparse. Desde la infancia, nuestros ojos cambian automáticamente de enfoque en todo el rango de distancias gracias a una lente flexible dentro del ojo. Pero incluso antes de cumplir los 20 años, nuestra capacidad para enfocarnos a distancias cercanas comienza a reducirse gradualmente.

A partir de unos 40 años, esto comienza a ser notable – la letra pequeña es más difícil de ver y te encuentras deseando mantenerla más lejos para conseguir un enfoque claro. Antes de mucho tiempo, ni siquiera estirar los brazos es suficiente y se necesita algún tipo de corrección óptica.

El nombre formal para esta condición es “presbicia” y aunque no es una enfermedad, puede ser muy inconveniente. La presbicia continúa desarrollándose hasta la edad de 60 años, así que usted debe esperar que cada dos o tres años necesitará un cambio en su prescripción óptica para mantener una visión clara.

¿Qué opciones tengo para volver a ver con claridad?

Tanto las gafas como los lentes de contacto se usan muy comúnmente para dar una visión clara a distancias cercanas. Muchas personas encuentran que tener ambos para diferentes ocasiones les da el mejor resultado, especialmente si tienen un estilo de vida activo cuando los lentes de contacto son a menudo más convenientes.

Las gafas pueden ser simples “lectores” que sólo dan una visión clara a distancias cercanas. Más comúnmente, se utilizan lentes de gafas de potencia progresiva que proporcionan una visión clara a todas las distancias, aunque es necesario mover los ojos y la cabeza para mirar a través de la parte correcta del lente, y los lados de la visión siempre están desenfocados.

Si usted ya usa lentes de contacto, estos pueden ser aumentados con un simple par de lentes de lectura. Pero si usted necesita o no su visión de larga distancia corregida, una opción más conveniente son las lentes de contacto multifocales.

Éstos proporcionan una visión clara en todos los rangos sin necesidad de ajustar la posición de la cabeza o de los ojos y no hay zonas borrosas a los lados. Y por supuesto, con las lentes de contacto usted le presenta al mundo su aspecto natural.

Los lentes de contacto también son ideales si usted practica deporte, tiene un estilo de vida activo o en cualquier otra situación en la que las gafas son inconvenientes o menos eficaces. Ninguna opción puede volver a darle los ojos de un adolescente, pero la tecnología avanzada sin duda significa que una visión clara y cómoda a todas las distancias es muy factible.